18 de diciembre de 2009

La voz poética de Pepa Mas Gisbert


Pepa Mas Gisbert (Valencia, España) nuevamente me ha sorprendido: ha publicado poemas suyos en el sitio web Almiar (Mar de Poesías) bajo el título Palabras Náufragas y, además, ha grabado con su voz maravillosa un poema de Manía de Hojas en su conocido Blog "Mi nombre es Alma" (http://elnegrodemacguffin.blogspot.com/), gentilezas que sólo algunos poetas de alma generosa conocen.

Sus poemas...

La poesía de Pepa es siempre inquietante, musical, de una rítmica belleza. La serie de poemas que ha editado en internet condensa con acierto y musicalidad un lirismo profundo en donde el sujeto poético construye desde la emoción un cuestionamiento existencial con el que dialoga o describe la realidad. Me tomo la libertad de transcribir tres de ellos para compartirlos:


la palabra naufraga en mi boca
la palabra miedo
no es lo mismo que el mismo miedo
aunque la mastiques con tus dientes
y la expulses con el aire
el miedo no desaparece
la palabra amor
no es lo mismo que el mismo amor
pero pienso atraparla con mi lengua
y absorberla con un suspiro
para que el amor aparezca

renacerme

mañana me dirigiré al mar
quiero que me cuente el húmedo secreto
que esconden sus vaivenes
me adentraré en su insólita calma
sumergiré mi piel en la ebria espuma
borrará la palabra que llevo escrita
ese cerrado círculo del zodiaco
que me impide avanzar
y ese bautismo
me hará renacer


a una mujer tendida en el suelo

veo tu blanca y rota silueta
tus rojas uñas sin esmalte
el cárdeno color que te maquilla
negra es la noche
oscuro tu amor
alguien levanta tu cuerpo
te arrulla una sirena azul
cien caballos te arrastran
sola queda la calle
sola estás tú


Imagen disponible en el sitio web: http://lamardelibros.files.wordpress.com/2009/06/libros-y-mar.jpg

3 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

Me alegra ver mis letras aquí acompañando a las tuyas siempre tan cariñosas.

Un abrazo

mi nombre es alma dijo...

para estos días y para siempre, un brindis para el día de mañana, pincha aquí

El hombre de arena dijo...

Lindisimos poemas, lleno de una musicalidad hilada de forma fina y certera, similar al bello sonido de los arroyos que bajan desde las montañas.
Saludos